martes, 18 de marzo de 2014

REVISIÓN COCHRANE: VACUNAS DE LA GRIPE EN ADULTOS SANOS

Se ha publicado Revisión Cochrane sobre: Vaccines for preventing influenza in healthy adults.

El objetivo de la revisión es identificar, extraer y evaluar todos los estudios que evalúan los efectos (eficacia, efectividad y efectos secundarios) de las vacunas contra la gripe en adultos sanos, incluyendo mujeres embarazadas.

Se incluyen 90 informes que contenían 116 conjuntos de datos; entre estos 69 eran ensayos clínicos sobre de 70.000 personas, 27 eran estudios de cohortes (cerca de ocho millones de personas de) y 20 eran estudios casos y controles (25.000 personas). Se incluyeron 23 informes de la eficacia y de la seguridad de la administración de la vacuna en mujeres embarazadas (cerca de 1,6 millones de pares de madre-niño).

Los autores concluyen que:

Las vacunas de la gripe tienen un efecto muy modesto en la reducción de los síntomas y de los días laborables perdidos en la población en general, incluyendo mujeres embarazadas. 
No se encontró ninguna evidencia de la asociación entre la vacunación de la gripe y los acontecimientos adversos serios en los estudios comparativos considerados en la revisión.

martes, 11 de marzo de 2014

DOMPERIDONA Y RIESGO CARDIACO

La AEMPS ha publicado Nota Informativa informando que el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) acaba de finalizar la revaluación del balance beneficio-riesgo de los medicamentos que contienen domperidona, motivada por las reacciones adversas a nivel cardiaco.

La domperidona es un antagonista dopaminérgico actualmente autorizado para el alivio de los síntomas de náuseas y vómitos (tanto en adultos como en niños) así como para el tratamiento de la sensación de plenitud epigástrica, malestar abdominal alto y regurgitación del contenido gástrico (indicación reservada exclusivamente a población adulta).


Como resultado de dicha evaluación, el PRAC ha concluido  lo siguiente:
  • El riesgo conocido de aparición de trastornos del ritmo cardiaco aumenta en pacientes mayores de 60 años, en aquellos a los que se les administran altas dosis del medicamento y en los que toman simultáneamente otros medicamentos susceptibles de prolongar el intervalo QT.
  • Estas reacciones cardiacas graves pueden minimizarse si domperidona se administra a dosis bajas, se limita la duración de los tratamientos y se evita su utilización en pacientes de alto riesgo para el desarrollo de patologías cardiacas y en aquellos que tomen al mismo tiempo medicamentos susceptibles de prolongar el intervalo QT o que sean inhibidores potentes del CYP3A4.
  • Las formulaciones para administración por vía rectal no permiten ajustar las dosis de domperidona en función del peso corporal del paciente, por lo que existe el riesgo de exponer a la población pediátrica a dosis superiores a las recomendadas.
  • Los datos disponibles avalan una relación beneficio-riesgo favorable únicamente  para el alivio de los síntomas de náuseas y vómitos, y siempre que se respeten las condiciones de uso anteriormente indicadas.
  • Los datos de eficacia de domperidona en población pediátrica, así como los referentes a la farmacocinética de la administración rectal son limitados, por lo que se exigirán estudios adicionales sobre estos aspectos.
Por ello, el PRAC ha recomendado restringir las indicaciones autorizadas para domperidona,  reducir la dosis y duración de tratamiento recomendados e introducir nuevas contraindicaciones de uso. Adicionalmente ha recomendado suspender la autorización de comercialización de las presentaciones rectales para administración pediátrica y las de administración oral superiores a 10 mg/dosis. 
Mientras tanto, y como medida de precaución, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda lo siguiente:
  • Utilizar domperidona únicamente para el tratamiento sintomático de náuseas y vómitos, durante el menor tiempo posible y sin sobrepasar una dosis de 10 mg tres veces al día por vía oral para adultos y adolescentes de 35 Kg de peso o más. Para estos mismos pacientes se pueden utilizar supositorios de 30 mg/dosis, dos veces al día. 
  • En niños y adolescentes de menos de 35 Kg de peso se debe administrar por via oral a dosis de 0,25 mg/Kg de peso corporal, hasta tres veces al día.
  • No utilizar supositorios en niños.
  • No utilizar domperidona si el paciente:
    • Está recibiendo otros medicamentos que puedan prolongar el intervalo QT del electrocardiograma o que sean inhibidores potentes del citocromo CYP3A4.
    • Presenta alteraciones de la conducción o el ritmo cardíaco, o condiciones subyacentes de riesgo para la aparición de estas patologías.
    • Presenta insuficiencia hepática moderada o severa.

sábado, 8 de marzo de 2014

DIACEREÍNA: RESTRICCIONES DE USO

La AEMPS ha publicado una Nota Informativa con las Recomendaciones del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo-PRAC

Estas recomendaciones concluyen:


Tras la reexaminación de la información de seguridad y eficacia de diacereína y analizar nuevas propuestas de minimización de riesgos, el PRAC ha recomendado restricciones de uso de diacereína, concretamente:
  • No se recomienda su uso a partir de los 65 años de edad.
  • No debe utilizarse en pacientes con enfermedad hepática.
  • El tratamiento debe iniciarse con 50 mg/día durante las primeras 2-4 semanas de tratamiento, incrementándose posteriormente a 100 mg/día.
  • El tratamiento debe suspenderse en el momento en que el paciente presente diarrea.
  • Se debe vigilar la aparición de signos y síntomas de alteración hepática.
  • Solo debe usarse en el tratamiento sintomático de la artrosis de rodilla y de cadera.

domingo, 2 de marzo de 2014

RECOMENDACIONES NO HACER


Desde hace unos años la Seguridad del Paciente está haciendo que nos planteemos no sólo lo que tenemos que hacer para el bien del paciente, sino también lo que NO TENEMOS QUE HACER, para evitar actuaciones que pueden provocar efectos indeseables o actuaciones innecesarias.

La semFYC ha publicado el Documento "Recomendaciones NO HACER", donde se recogen 15 actuaciones a NO HACER en las consultas de Atención Primaria y Urgencias.
El objetivo de este documento es disminuir las intervenciones innecesarias, entendiendo como tal aquellas que no han demostrado eficacia, tienen escasa o dudosa efectividad, o no son coste-efectivas. 

Puede que no sean todas las que están o que no estén todas las que son, pero es un inicio.

1. No prescribir antibióticos en la sinusitis no grave, salvo que exista rinorrea purulenta y dolor maxilar, facial o dental durante más de 7 días, o cuando los síntomas hayan empeorado después de una mejoría clínica inicial.

2. No realizar de forma sistemática la determinación de antígeno prostático específico en individuos asintomáticos sin antecedentes familiares de primer grado de cáncer de próstata.

3. No solicitar densitometría (densidad mineral ósea) de forma sistemática en mujeres posmenopáusicas para valorar el riesgo de fractura osteoporótica sin realizar antes una valoración de factores de riesgo que lo justifique (con el FRAX o QFracture, por ejemplo).

4. No prescribir benzodiacepinas a largo plazo en el paciente que consulta por insomnio.

5. No realizar pruebas de imagen como prueba diagnóstica en los pacientes con baja probabilidad pretest de tromboembolismo venoso o embolismo pulmonar.

6. No recomendar de forma rutinaria tratamiento farmacológico de la hipercolesterolemia para prevención primaria de eventos cardiovasculares en personas mayores de 75 años.

7. No prescribir antibióticos en la faringitis, salvo que el resultado del Strep A sea positivo.

8. No prescribir antinflamatorios no esteroideos a pacientes con enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica, insuficiencia cardíaca o cirrosis.

9. No prescribir omeprazol como protector gástrico al indicar tratamiento con antinflamatorios no esteroideos, en pacientes sin riesgo incrementado de sangrado.

10. No prescribir antibióticos en las infecciones del tracto respiratorio inferior en pacientes sin enfermedad pulmonar obstructiva crónica y en los que se descarta clínicamente que tengan neumonía.

11. No prescribir antibióticos en las bacteriurias asintomáticas en mujeres premenopáusicas no embarazadas, diabéticos y ancianos.

12. No solicitar estudios radiológicos en lumbalgia inespecífica sin signos de alarma*antes de 6 semanas.

13. No mantener la doble antiagregación plaquetaria (aspirina + clopidogrel u otro inhibidor del receptor P2Y12) más allá de 12 meses tras el síndrome coronario agudo y/o angioplastia con implantación de stent.

14. No usar tiras reactivas y glucómetros en pacientes diabéticos tipo 2 en tratamiento con fármacos orales no hipoglucemiantes, salvo en situaciones de control glucémico inestable.

15. No utilizar la terapia hormonal (estrógenos o estrógenos con progestágenos) con el objetivo de prevenir la enfermedad vascular en mujeres posmenopáusicas.