sábado, 16 de julio de 2011

EN DEFENSA DE LA GESTIÓN CLÍNICA

Os transcribo artículo aparecido el 15 de julio en El País, y suscrito por 339 profesionales del Sistema Sanitario Público Andaluz

TRIBUNA: TOMÁS GÓMEZ CÍA Y 338 FIRMAS MÁS
En defensa de la gestión clínica


Los profesionales sanitarios de las Unidades de Gestión Clínica, como responsables facultativos y de enfermería de los servicios asistenciales de los centros sanitarios del Servicio Andaluz de Salud, hemos creído necesario dirigirnos a la opinión pública andaluza para transmitir la situación creada ante la paralización del proyecto del decreto para la regulación de las Unidades de Gestión Clínica.

Desde 1998, en Andalucía se ha ido estructurando la organización de la atención sanitaria en un modelo de Unidades de Gestión Clínica, tanto en los centros hospitalarios como en la atención primaria. Las Unidades de Gestión Clínica integran en su seno, en un trabajo en equipo satisfactorio, a todos los profesionales sanitarios así como al personal de gestión, necesarios para su actividad en las diferentes áreas de conocimiento.

Comprendemos que el momento político de nuestro país no es propicio para el diálogo y el consenso, pero lamentamos profundamente que la gestión clínica se haya llevado al terreno de la confrontación política y sindical. La gestión clínica no tiene distingo ideológico, no es una propuesta de la derecha ni de la izquierda. La apuesta por la gestión clínica se ha realizado en comunidades gobernadas por partidos de uno y otro signo político y su regulación es una directriz emanada de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, aprobada por unanimidad por el Parlamento de España en 2003. Es, además, una necesidad prevista por la mayoría de los expertos, precisamente para dotar de sostenibilidad a un servicio público tan complejo como el sanitario y preservarlo de cualquier amenaza de privatización.

Este es un valor esencial de la gestión clínica, garantizar el estado del bienestar en el ámbito exclusivamente público. Andalucía es una de las comunidades autónomas que más ha desarrollado este modelo, que se está demostrando como una herramienta de gran utilidad para propiciar la participación y la implicación de los profesionales en la gestión del Sistema Sanitario Público Andaluz.

Así, hemos de ser conscientes de que los logros asistenciales y científicos que está alcanzando nuestro sistema sanitario no son ajenos a este modelo de gestión que está propiciando la participación de los profesionales en un clima de corresponsabilidad que favorece el oficio clínico, la innovación y la investigación. En la práctica cotidiana, las Unidades de Gestión Clínica están contribuyendo al trabajo multidisciplinar y suponen un punto de encuentro para canalizar las inquietudes y las aportaciones de todos los profesionales y ciudadanos.

En este contexto, consideramos que las Unidades de Gestión Clínica contribuyen claramente a mejorar la eficiencia del sistema sanitario público y a alcanzar cada vez mayores cotas de excelencia asistencial. Es por ello que nos parece un verdadero despropósito relacionar las Unidades de Gestión Clínica con la privatización del sistema sanitario. La implantación de Unidades de Gestión prácticamente se ha generalizado en nuestra comunidad, sin que ello haya representado ningún recorte de prestaciones, ni realización de convenios o consorcios que puedan ser interpretados como desvío de fondos al sector privado. Por el contrario, nuestro sector está intentando en todo momento mejorar su eficiencia para conseguir aumentar la cartera de servicios y la calidad de nuestras prestaciones, sin tener que recurrir a fórmulas de privatización.

Por todo ello, los abajo firmantes, profesionales de la sanidad pública andaluza, manifestamos nuestro decidido apoyo al modelo de organización basado en Unidades de Gestión Clínica del que se está dotando nuestra organización sanitaria, y exponemos públicamente la necesidad de que se continúe desarrollando y regulando este modelo en todo el sistema sanitario público andaluz.

Tomás Gómez Cía es cirujano plástico. Suscriben este artículo Manuel Ollero Baturone (internista), Concepción Muñoz Durán (enfermera), Mª Ángeles Ortiz Camuñez (médico de familia), Maria Dolores Sánchez Mariscal (médico de familia), Vicente de la Osa García (enfermero) y otras 333 firmas de responsables médicos y de enfermería de las Unidades de Gestión Clínica del Servicio Andaluz de Salud.

viernes, 15 de julio de 2011

A VUELTAS CON LAS ESTATINAS

De nuevo, como cada cierto tiempo, volvemos a tener en nuestros escritorios varias publicaciones que hacen referencia a uno de los grupos farmacológicos que más se prescribe en España y que supone más consumo de recursos en farmacia: LAS ESTATINAS.
Os dejo 3 documentos que me parecen interesantes:
  • Prevención primaria, estimación del riesgo cardiovascular y estatinas: acuerdos y desacuerdos. Boletín INFAC, editado por el CEVIME, de Osakidetza, en el que repasa las evidencias disponibles con relación a la utilización de estatinas en prevención primaria. Como conclusiones destacan:
    • El beneficio de las estatinas en prevención primaria es incierto, sobre todo en personas con riesgo basal bajo (como las mujeres) y en la población muy anciana.
    • En prevención primaria de la ECV se recomienda utilizar dosis bajas-moderadas de estatinas.
    • Las estatinas más coste-efectivas en nuestro medio son la simvastatina 20 y 40 mg y la atorvastatina 10 mg en prescripción como genérico o como DOE.
  • Lo último en estatinas. Dirección General de Farmacia, Servicio Canario de Salud. En este documento se analizan las últimas evidencias disponibles con relación a las estatinas. La conclusión dice:
    • La simvastatina es la estatina de primera elección por su eficacia y seguridad, con beneficio demostrado en prevención secundaria y en RCV alto. Si con 40 mg de simvastatina no se alcanzan los objetivos deseados, podría sustituirse por atorvastatina. La pravastatina es una elección adecuada en pacientes con riesgo de interacciones medicamentosas o que no toleren la simvastatina. Otras estatinas aportan menos beneficios y evidencias que las anteriores.
  • ROSUVASTATINA: Medicina basada en... ¿la evidencia?. Dirección General de Farmacia, Servicio Canario de Salud. Tras realizar análisis de la eficacia de la Rosuvastatina en comparación con otras estatinas concluye:
    • Las indicaciones recogidas en la ficha técnica de la rosuvastatina, solo incluyen la hipercolesterolemia primaria, la dislipidemia mixta y la hipercolesterolemia familiar homocigótica. No se indica para su uso en prevención secundaria.
    • Existen beneficios de resultados en salud de rosuvastatina frente a placebo (no tiene estudios que la comparen a otras estatinas en resultados de salud) que clínicamente son irrelevantes en prevención primaria y con los datos actuales, totalmente irrelevantes en prevención secundaria.
    • Los riesgos añadidos son similares a las estatinas con que se ha comparado, aunque muestra una incidencia mayor de diabetes.